No siempre se gana, en el amor como en la vida.

No siempre se gana también lo decimos cuando nunca se ha ganado.

Y  no siempre se gana, es verdad, al menos en casi todo en esta vida por lo que se pueda luchar. Muchas veces porque ni si quiera nos importa mucho, porque se trata de cosas triviales. Aunque ahora el tema que me preocupa es uno en el que nunca me había sentido ganadora aún siendo para mi de vital importancia y poniendo aparente empeño.

Hablo mucho de esto con mis amigas y personas cercanas y las experiencias de la mayoría son siempre perdedoras, es así como se viven las cosas que se acaban y hoy por hoy, todo, siempre, irremediablemente, parece que se acaba.

Bien podríamos hacer caso a nuestras queridas madres, cuya condición les impide ver con objetividad y por lo que esto siempre tiene una misma explicación y es que los tíos son unos cabrones, no nos merecen y ya encontraremos a otro que nos quiera como nos merecemos.

Y ahí, justo ahí y sin darse cuenta quizás den en la clave que nos permita llegar más allá y entender porqué determinadas cosas nos pasan una y otra vez.

Han tenido que pasar unos cuantos añitos, en mi caso,  para reconocer que quizás haya elementos en todo esto que quizás pudiera controlar.  Si la culpa es de los demás todo sería más sencillo, pues se trataría de resignarse y seguir quejándome el resto de mi vida.

Pero afortunadamente no he podido hacer caso omiso a las verdades que de repente un día tuve tan claras ante mis ojos, muy por encima de mis ganas de aceptarlo, amenazantes y hasta oprimiéndome el pecho dejándome sin respiración.

¿Merecedora de qué?

Jugamos nuestras cartas pero no siempre sabemos lo que implica. Los patrones nos vienen muchas veces tan dados y absolutos que nos limitamos a encajarlos sin pensar. Cuando se nos cae el castillo nos damos cuenta que nunca hubo fundamento. Menos mal que era de naipes y no nos mata, pero su fragilidad nos da pistas de la forma precaria con la que lo hemos construido.

Dicen que aceptamos el amor que creemos merecer, pero yo te diría, no aceptes, define, ama como creas merecerlo, construye con fortaleza, arriesga y comprométete, primero tu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s